BCE

Japón y su Tasa más alta de la historia.

Hace un tiempo atras, Japón tenía una tasa de interés del 0 %, meses después por primera vez después de muchísimos años sucedió lo increible. “Japón subía su tasa de interés de 0 a 0,25%. Oh maravilla decían muchos inversionistas que preferían al Euro y al Dolar con tasas más altas.

Pues desde hace un buen tiempo la economía Japonesa creció lo suficiente para poder justificar la decisión tomada por el BJ. Ahora pues cómo reaccionarán el BCE? actualmente su tasa es del 3,5% inferior a la norteamericana 5,25% . Eso no es todo todo hace indicar que Japón seguirá incrementando su tasa será 0,75% luego 1% muy parecido como nos tiene acostumbrado la FED.

Por el momento América Latina respira tranquilidad, puesto que la FED (Que es el punto de referencia que nos alumbra) aparentemente no subirá más su tasa de interés debido a que el precio del petroleo esta disminuyendo y la inflación no seguiría subiendo todo lo contrario. Esperemos tambien que los precios subyancentes al consumidor no se eleven en norteamérica.

Qué sucedería si Suben las tasas de interes?

Por ejemplo la FED Nuestro país se vería afectado.?

Claro que sí. Se incrementarían las tasas de interés, tendrías problemas con la deuda externa (Tasa variable). Nuestros bonos se harian menos atractivos puesto que los
inversionistas preferirian tasa mejores… Como esto tal parece que no va ha suceder entonces tranquilos.Más sobre la suba de la tasa de interés en Japón en WSJ. he aquí lo publicado.

El alza de tasas en Japón ilustra la fortaleza de la economía global. ¿Una señal de alerta?

February 22, 2007 6:42 p.m.
Por Yuka Hayashi, en Tokio, Joellen Perry, en Francfort, y Greg Ip, en Washington
The Wall Street Journa
l.
La decisión del banco central de Japón de elevar sus tasas de interés en un cuarto de punto subraya el estado positivo de las principales economías del mundo, a pesar del daño provocado por el alza en los precios de la energía y el deterioro de los mercados inmobiliarios.

Los bancos centrales del mundo están tan confiados de que el crecimiento seguirá su marcha y que la inflación permanecerá bajo control que su principal preocupación no es el futuro inmediato, sino que las actuales condiciones de la economía estén estimulando una especulación excesiva en los mercados.

Luego de haber elevado la tasa de referencia a un 0,5%, el Banco de Japón dijo en un comunicado que “nuestra economía probablemente continuará … su ciclo virtuoso de producción, ingresos e inversión”. Fue el primer movimiento de las tasas desde julio del año pasado. El banco agregó que “las incertidumbres sobre el rumbo futuro de las economías extranjeras, incluyendo la de Estados Unidos, está disminuyendo”.

 Aunque la economía estadounidense se ha desacelerado sustancialmente desde inicios de 2006, ha crecido con suficiente rapidez para evitar un aumento del desempleo. Y se espera que el crecimiento económico de los 13 países europeos que utilizan el euro se frene un poco, tras un alza de 2,7% en 2006, la mayor expansión en seis años. Cifras entregadas ayer muestran que España, Alemania e Italia lideraron el cuarto trimestre. La sólida demanda de los consumidores e inversiones relacionadas a la construcción impulsaron el crecimiento de estos países a su nivel más alto en cinco años.

A pesar del surgimiento de China, cálculos del Fondo Monetario Internacional muestran que EE.UU., Europa y Japón todavía representan más de 70% de la economía mundial, según los datos de JP Morgan Chase.

El crecimiento económico continúa su marcha. Si bien muchos bancos centrales preferirían una inflación un poco menor, ésta sigue siendo baja en términos históricos. Ayer, el gobierno de EE.UU. anunció que los precios al consumidor, excluyendo alimentos y energía, subieron 2,7% en los últimos 12 meses. Los precios del petróleo han bajado desde sus cumbres hace algunos meses y los mercados bursátiles mundiales están con ánimos alcistas.

“Es un escenario bastante benigno”, dice Nariman Behravesh, economista jefe de la firma estadounidense Global Insight. El mayor riesgo que vislumbra este analista es que haya demasiadas buenas noticias. Es decir, una economía global tan sólida que comenzará a elevar los precios, llevando a los bancos centrales de EE.UU. y Europa a aumentar las tasas de interés.

¿Riesgo? ¿Cuál riesgo?

Los bancos centrales están preocupados de que un giro radical en la percepción de riesgo provoque un desplome en los precios de los activos, amenazando de esta manera el crecimiento económico.

“Queremos que los mercados sean conscientes de que las apuestas de un solo sentido tienen sus riesgos”, advirtió el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, después de una reciente reunión con sus colegas del Grupo de los Siete. “Estamos pensando, concretamente, en los carry trade”, es decir pedir prestado en países con bajas tasas de interés, como Japón, para invertir a tasas más altas en Europa, Brasil o EE.UU. “Pero no sólo en ellos”, agregó Trichet.

Ayer, el Banco de Japón atribuyó el incremento en las tasas principalmente a la confianza en la economía japonesa, pero los economistas de la entidad expresaron su preocupación de que las bajas tasas de interés estuvieran alimentando el carry trade, distorsionando los mercados en formas que podrían producir impactos desagradables en las monedas, tasas de interés y crecimiento global.

El mayor crecimiento probablemente obligará a que el Banco Central Europeo incremente las tasas de interés este año. Muchos analistas predicen que las tasas subirán desde su actual 3,5% a 4% para junio, incluso si los precios bajos del petróleo continúan empujando a la inflación por debajo del rango preferido por el BCE de un poco menos del 2% para el mes.

La perspectiva de un alza de tasas es un gran riesgo para la zona euro. Muchas firmas europeas se han endeudado en forma importante, haciendo que sean más sensibles a las tasas altas. Y si el BCE mantiene alto el costo del dinero, mientras que la dirección de los intereses en Japón y Estados Unidos aún no es clara, algunos economistas predicen que el euro podría fortalecerse aún más.

Las tasas de interés altas fortalecen la moneda al hacerla más atractiva para los inversionistas. “El fortalecimiento del euro frente al dólar y el yen es probablemente el mayor riesgo que vemos para el crecimiento”, asegura Erik Nielsen, economista jefe para Europa de Goldman Sachs en Londres.

 

Moneda·The Economist

En los próximos 15 años: El fin de la era del efectivo

Bienvenido a la siguiente era del dinero electrónico, pero por precaución guarde el anonimato del efectivo

En primavera, Adam Smith reemplazará a Sir Edward Elgar en la cara de los billetes de 20 libras de Gran Bretaña. El primer pensador económico en ser tan honrado, podría ser el último.

No porque los economistas estén faltos de méritos, sino porque el dinero en efectivo, después de alzarse por milenios como una de las tecnologías más versátiles y duraderas de la humanidad, pareciera acabarse dentro de 15 años o, finalmente, convertirse en una corriente electrónica de 1 y 0.

Billetes y monedas son sólo una pequeña fracción del dinero en los países más ricos. Sin embargo, por el número de transacciones más que por su valor, todavía vivimos firmemente en una sociedad de efectivo.

El Consejo Europeo de Pagos calcula que las 360 mil millones de transacciones en efectivo realizadas en la Unión Europea, cuestan al menos 50 mil millones de euros por año, mientras que otros ponen la cuenta en 200 mil millones de euros.

Visa, la gran alianza de tarjetas de crédito, calcula cuentas en efectivo para la mayoría de los US$ 1.300 millones gastados al año en todo el mundo en artículos de pequeño monto.

La fila que haces para sacar dinero y la fila que haces para gastarlo; la pelea con el conductor del taxi que se enfurece porque pagas con un billete de US$ 100; o bolsillos y carteras llenas de monedas, muestran que el efectivo sigue siendo el rey.

La transición
Los operadores de celulares anunciaron esta semana servicios que permitirán a la gente usar aparatos móviles para mandar dinero a personas en otros países, aún cuando ninguno de los dos posea cuenta bancaria.

Japón cuenta con cerca de 500 operadores de tarjetas inteligentes que cumplen la función de “billeteras digitales”. Edy, el más grande, supervisa 15 millones de transacciones al mes de 43 mil tiendas.

En EE.UU., Master Card, Visa y otros han introducido tarjetas de crédito que, sin firma ni clave, pueden pagar cuentas bajo los US$ 25.

Nadie puede estar seguro cuán rápido bits y bytes desplazarán al metal y papel. Hace cien años todavía se podían pagar los impuestos en Uganda con “conchitas”. Y quizás el efectivo siempre encontrará un nicho, ya sea en naipes de cumpleaños de niños o como el dinero para aquellos que no usan bancos ni celulares.

Pero la mayoría de las veces un celular o una tarjeta inteligente, pasables por un lector electrónico, derrotarán en conveniencia a billetes y monedas.

El “dinero de información” puede ser manejado por cualquier dispositivo de proceso de información. Por ejemplo, por el celular, que puede sumar la utilidad del dinero gracias a su facilidad de uso, y que puede unirse al banco como cualquier cajero automático.

Aquí el porqué. Ahora el dinero digital soluciona el dilema del “huevo o la gallina”.

En el pasado, los comerciantes no instalaban los sistemas a menos que los compradores tuvieran el dinero electrónico. Y los compradores, por su parte, no usaban el dinero electrónico a menos que ellos tuvieran algo para comprar.

Pero las tarjetas inteligentes y lectores se han abaratado y los consumidores ahora poseen celulares por montones.

Los billones de pagos, que son demasiado pequeños como para aguantar los honorarios de las tarjetas de crédito, ya están a la mano con la riqueza. Algunos comerciantes japoneses han comenzado a ofrecer descuentos a la gente que usa el dinero electrónico. Otros los seguirán.

Aún sigue pendiente la pregunta fastidiosa sobre el anonimato. La privacidad tiene mucho que ver en esto. Las empresas que dirigen sistemas de pago podrían vender la información sobre lo que cada persona compra y cuándo. Hay que prepararse para una invasión de cupones y ofertas diseñadas para que encajen con su perfil cargándolo a su teléfono. También hay preocupaciones más serias. En el mundo en efectivo el anonimato puede ser un escondite de la maldad. Suspicaces adhieren a que donde hay anonimato también se encuentran drogas, fraude, lavado de dinero, financiación terrorista y una cantidad de evasión fiscal.

Ingerencia estatal

Durante años, los Gobiernos han procurado controlar instrumentos financieros anónimos. El Estado está casi seguro de limitar la cantidad que puede pasar por una tarjeta anónima o el teléfono. Impaciente por recolectar impuestos de constructores y niñeras, también será tentado por supervisar los pagos electrónicos.

Aunque ésta sea una pregunta política, y no una tecnológica, usted puede diseñar sistemas de pago que protegen contra el fraude y conservan el anonimato, como también puede diseñar sistemas abiertos o aquellos que guardan su secreto de identidad a menos que las autoridades exijan que sea revelado.

Mientras más se mete el Estado en el dinero electrónico, más anima a los ineficientes billetes y monedas. Como Adam Smith no habría dudado en observar, sólo porque el Estado puede meterse en el dinero electrónico no significa que debería.

Fuente:

The Economist. ” En los próximos 15 años: El fin de la era del efectivo” on line [ http://diario.elmercurio.com/2007/02/19/economia_y_negocios/the_economist/noticias/EB8EC4A5-86EB-4122-A742-B3AF37F12177.htm?id={EB8EC4A5-86EB-4122-A742-B3AF37F12177}]. Lunes 19 de febrero de 2007

Banca·Finanzas

Los bancos españoles tienen un nuevo objetivo: Estados Unidos

Por Keith Johnson
The Wall Street Journal

MADRID—En el despiadado mundo de la banca global, los españoles empiezan a marcar la pauta. Después de adueñarse de una buena parte del mercado latinoamericano en los años 90, ahora la banca española tiene su mira puesta en Estados Unidos.

El año pasado, Banco Santander Central Hispano SA adquirió un 25% de Sovereign Bancorp, una entidad de Filadelfia con más de 800 sucursales en nueve estados de EE.UU. Ahora le toca el turno al Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, que el viernes anunció la compra de Compass Bancshares Inc. por US$9.600 millones. La operación le permite a BBVA profundizar su presencia en Estados Unidos, con cientos de sucursales en el sur y el oeste del país, incluyendo 163 en Texas, uno de los mercados de más rápido crecimiento en ese país. De este modo, BBVA entra en competencia directa contra los dos mayores bancos de Texas, Bank of America Corp. y J.P. Morgan Chase & Co.

En los fundamentos de la banca minorista, BBVA está “mucho más avanzado que Citi o J.P. Morgan”, afirmó el presidente de la entidad, Francisco González.

Los bancos estadounidenses estarían listos para la batalla. “(Los españoles) competirán con algunos de nuestros mejores bancos minoristas”, dice Jefferson Harralson, un analista bancario de la firma financiera Keefe, Bruyette & Woods. “Les resultará difícil lograr participación de mercado y mantenerla”.

La adquisición de Compass es la última de una serie de adquisiciones que han transformado a BBVA y Banco Santander, respectivamente, el decimoquinto y noveno banco del mundo en términos de valor de mercado. Ambas entidades acaban de anunciar ganancias récord para 2006.

Eficiencia bancaria

A lo largo de los últimos 10 años, Santander ha aumentado sus activos en ocho veces, gracias a su masiva expansión en América Latina y Gran Bretaña. A pesar de su crecimiento, el banco ha elevado sus retornos sobre el patrimonio —un indicador clave de rentabilidad— en cerca de 21%, frente a 14% en 1996. Aunque BBVA es ligeramente más pequeño, es incluso más rentable, con un retorno sobre el patrimonio de cerca de 24%. En este indicador, ambos bancos españoles tienen un mejor desempeño que los estadounidenses Citigroup Inc. y Bank of America, o incluso el británico HSBC Holdings PLC.

No obstante, el desempeño bursátil de BBVA y Santander ha ido a la zaga del de sus rivales, en parte porque los mercados esperan que ambos continuarán haciendo adquisiciones costosas. La compra de Compass, con sede en el estado de Alabama, provocó que el viernes las acciones de BBVA bajaran 2,4% en la Bolsa de Madrid y que sus ADR descendieran 2,5% en la Bolsa de Nueva York. Las acciones de Compass subieron 6,5% en el Nasdaq.

Compass representa la mayor adquisición en la historia de BBVA y González afirma que pretende que su banco sea uno de los mayores del mundo hacia fines de 2008. Santander renunció a las adquisiciones después del negocio de Sovereign, pero reavivó los rumores de que retomaría su senda anterior tras adquirir una participación de 2% en Capitalia SpA, el tercer prestamista de Italia.

La eficiencia de los bancos españoles proviene de la ardua competencia en su mercado local. Para sobrevivir, muchos tuvieron que transformar sus negocios. A inicios de los años 90, BBVA y Santander invirtieron grandes sumas en nuevos sistemas computacionales que recién ahora se están implementando plenamente. Los nuevos sistemas ofrecen ventajas sobre las bases de datos tradicionales, que suelen esparcir la información de los clientes a través de varias divisiones, creando “silos” de información.

Esto ayuda a ambos bancos a vender más productos a cada uno de sus clientes que sus rivales estadounidenses o europeos. BBVA, por ejemplo, vende en promedio cinco productos a cada cliente, frente a tres para Compass. De este modo, por cada 100 euros de ingresos, BBVA y Santander gastan 43 y 48 euros, respectivamente. En comparación, HSBC gasta 50 euros y Compass, considerado uno de los bancos más eficientes del sudoeste de EE.UU., 55 euros. Ambas entidades españolas también han invertido mucho en otros ámbitos, en especial en la gestión de riesgo, y tienen una cartera vencida con una tasa impresionantemente baja: menos de 1%, aun incluyendo las operaciones latinoamericanas.

México, Texas y las remesas

BBVA está utilizando sistemas computacionales para cambiar la manera de realizar transacciones bancarias en México, país en el que ha atraído a cuatro millones de clientes en los últimos dos años.

Tras las sacudidas económicas de los 90, ahora los servicios bancarios en México se están expandiendo hacia más segmentos de la población. BBVA tiene dos millones de clientes “virtuales” de bajos ingresos, que depositan sus salarios y gastan el dinero a través de cuentas de crédito. Los costos de mantenimiento para este tipo de cuentas son bajos, lo que aumenta los márgenes de ganancias.

BBVA entró al mercado estadounidense al adquirir en los dos últimos años Valley Bank, Laredo National Bancshares y Texas National Bancshares. La idea era canalizar el dinero que los inmigrantes mexicanos envían desde EE.UU. hacia las cuentas que sus parientes tienen en BBVA en México.
La compra de Compass
Ahora, González quiere expandirse hacia consumidores de mayores ingresos en Texas. El estado no cuenta con un banco local dominante y se ha transformando en uno de los mercados más competitivos en EE.UU.

Uno de los riesgos de la compra de Compass es que aumentará la exposición del banco ante el dólar. Esto podría afectar las ganancias si la moneda estadounidense cae todavía más frente al euro. González dice que es una apuesta de largo plazo. “Si nuestro modelo tiene éxito ahí, habremos logrado un hito enorme”, dice.

Fuente:

“Los bancos españoles tienen un nuevo objetivo: el mercado de Estados Unidos ” .The Wall Street Journal. Johnson K. on line [http://online.wsj.com/public/article/SB117184071087012618.html?mod=spanish_whats_news*].  lunes 19 febrero 2007.