Bolsa

CAÍDAS BURSÁTILES PODRÍAN FEFLEJAR UN CRECIMIENTO FUERTE

Por Mark Whitehouse
The Wall Street Journal
June 15, 2006 4:05 a.m.

El derrumbe mundial de los precios de las acciones y de los commodities está prolongando una racha que parece desafiar —aunque tal vez sólo destaque— el fuerte ritmo de crecimiento económico en gran parte del mundo.

Muchos economistas creen que el revés sufrido por las acciones, bonos y bienes básicos, como el oro y la plata, no es tanto una señal que indicaría una desaceleración económica, sino una respuesta a los aumentos de tasas de interés impulsados por los bancos centrales. La preocupación de los bancos reguladores es la contraria: que las economías se sobrecalienten, contribuyendo a que los precios se disparen, es decir, que se produzca una espiral inflacionaria.

De hecho, el reporte de inflación de Estados Unidos de mayo, el cual superó las expectativas de los economistas, cimenta la opinión de que la Reserva Federal volverá a subir las tasas de interés a fines de este mes.

Al elevar las tasas, el dinero se vuelve más “caro”, tanto para gastar como para pedir prestado. Eso pone fin al flujo de dinero barato que predominó en los últimos años y que ayudó a impulsar los precios de todo tipo de bienes financieros, desde los bonos del Tesoro estadounidense hasta las acciones de las empresas japonesas. Se trata de un escenario duro para los inversionistas, porque cuando el acceso fácil al dinero se evapora, los precios de los activos caen estrepitosamente y las burbujas financieras suelen estallar.


Tim Adams, un subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, atribuyó el fenómeno más a la restricción del dinero fácil que a las perspectivas reales de la economía. “Estamos en una transición global en la que pasaremos de tener condiciones económicas benignas con una enorme liquidez, a una en que los bancos centrales optarán por retirar dinero del sistema”, asegura.

Esto no quiere decir que las turbulencias del mercado no sean dolorosas. “El hecho que estemos en medio de una expansión global no significa que no pueda haber una crisis financiera”, afirma Kenneth Rogoff, un profesor de economía de la universidad de Harvard. “Las tasas de interés más altas revelarán algunos problemas”.

Ya se están dando varias crisis menores a medida que los inversionistas mueven su dinero en busca de opciones de menor riesgo. A principios de año, las monedas de Islandia y Nueva Zelanda se desplomaron después de que los inversionistas extranjeros sacaran su dinero de los bonos de alto rendimiento dominados en esas monedas locales. Y en las últimas semanas, los inversionistas se han desecho de todo, desde bonos chatarra a las acciones de empresas en Rusia, Colombia y Brasil.

En contraste, la economía global parece estar a punto de entrar en un período de crecimiento más equilibrado, después de pasar muchos años dependiendo del gasto de los consumidores estadounidenses. La mayoría de los expertos predice que la economía estadounidense —que creció 5,3% en el primer trimestre y que tiene una tasa de desempleo de 4,6%— disminuya su ritmo a 3%, a medida que se reduzca el consumo y se sientan los efectos de los continuos aumentos en las tasas de interés. Pero las economías de Europa, Japón y de los países emergentes parecen capaces de entrar en escena. Esta semana, por ejemplo, Japón subió su pronóstico de crecimiento para el primer trimestre de 1,9% a 3,1%.

En su previsión publicada en abril, el Fondo Monetario Internacional predijo que el crecimiento económico global sería de 4,9% en 2006 y 4,7% en 2007. El documento indica que en los cuatros años que cierran en 2007, el crecimiento promedio será de 4,93%, el más alto desde 1973.

Sin embargo, algunos economistas e inversionistas han expresado su preocupación de que los bancos centrales lleven las tasas a niveles excesivos, lo que podría llevar a una recesión. Esta inquietud se evidencia en el mercado de los bonos del Tesoro: el rendimiento de los bonos a dos años ha superado al de los bonos a 10 años, un fenómeno que se conoce como curva de rendimiento invertida, la que con frecuencia, pero no siempre, predice las caídas de la economía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s