A.García

Perú: La segunda oportunidad de Alan García

The Economist

9 – 06-06

Diario El MERCURIO
El partido de García tendrá sólo 36 de los 120 escaños del Congreso, lo que lo obliga a hacer alianzas con el sector de Lourdes Flores.Foto:EFE
Un país dividido que anhela su redención prefirió a un candidato que hace 16 años dejó a una nación en una enorme crisis.
Tal como lo habían anunciado prácticamente todas las encuestas de opinión, Alan García derrotó a Ollanta Humala, su rival nacionalista, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Perú, aunque en un resultado estrecho: ganó sólo por cinco puntos porcentuales.Para García, un socialdemócrata populista, el resultado ofrecía una oportunidad para su redención política después de un desastroso gobierno anterior, entre 1985 y1990.Los votos dividieron socialmente al Perú. García triunfó con un amplio margen en la mayoría de las regiones costeras y en Lima, justo en las áreas que modernizan al Perú, un país cuya economía tiene un crecimiento anual promediado de más de 5% desde el año 2002.La otra opciónOllanta Humala, en cambio, ganó dos tercios de los votos en el centro y sur de los Andes, los que por mucho tiempo han sido los estados más pobres, y las áreas más atrasadas del Perú, con muchos descendientes de indígenas que han visto muy pocos de los beneficios del crecimiento económico del que sí disfrutan otras zonas más afortunadas.Tras la victoria, García reconoció que lo más difícil que le queda por delante es terminar con las divisiones. Él ha prometido ayudar con caminos y con créditos de bajos intereses de un banco estatal a los campesinos de la cordillera de los Andes. Él quiere expandir a la sierra el éxito de la agricultura exportadora de la costa, reemplazar las plantaciones de papa por alcachofas, cebollas y pimientos. También espera que de esta forma ellos encuentren mercados en Estados Unidos, gracias a un acuerdo de libre comercio.Los contrarios al TLCEsta semana, el gobierno saliente envía este proyecto para su ratificación al Congreso del Perú, aunque se oponen fieramente Humala y muchas de las zonas del país donde él ganó.Implementar todo esto puede ser difícil. El partido Apra, de García, tiene sólo 36 de los 120 escaños del Congreso. Además, Alan García deberá enfrentarse a elecciones locales y regionales en noviembre. Ahí, junto con apaciguar a los enojados partidarios de Humala, también tendrá que satisfacer a muchos de los votantes moderados del Perú moderno (fundamentalmente aquellos que adhirieron a la candidatura de Lourdes Flores) que lo eligieron a él como el menos malo entre dos malos.García insiste en que no repetirá los errores de su primer mandato, que estuvo marcado por la ausencia de crecimiento, el no pago de deudas y un fallido intento de nacionalizar los bancos. También ha prometido contener el apetito de su partido ante los puestos de trabajo en el gobierno y la corrupción.El nuevo Presidente del país sudamericano ha demostrado que no ha perdido sus habilidades de campaña. Lo que debe probar ahora es que ha ganado la sabiduría necesaria para gobernar con eficacia.García insiste en que no repetirá los errores de su primer mandato, que estuvo marcado por la ausencia de crecimiento, el no pago de deudas y un fallido intento de nacionalizar los bancos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s